LOS CULTIVOS TRANSGÉNICOS EN EL ECUADOR

El Ecuador es un país megadiverso. Su riqueza biológica no se circunscribe sólo a la diversidad de especies silvestre y de ecosistemas, sino que además a que aquí se ubican al menos dos centros de origen de cultivos: el centro Andino y el Amazónico. Esto significa que en lo que hoy es nuestro país, hubieron pueblos que sembraron, domesticaron, conservaron y recrearon diversos tipos de cultivos y de sistemas productivos, muchos de los cuales se conservan hasta hoy.

  

Resultado de imagen para elizabeth bravo velasquez

 

Elizabeth Bravo

Politécnica Salesiana. Miembro de Acción Ecológica, coordinadora de la red por una América Latina libre de transgénicos, y miembro de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y Naturaleza de América Latina. Elizabeth Bravo es licenciada en biología de la PUCE. Doctora en ecología de microorganismos por la Universidad de Aberyswtyth, profesora / investigadora de la Universidad 

 

 

De acuerdo a Piperno (2011) el primer hallazgo de una planta cultivada en América se registra en el sitio Las Vegas, en la Provincia de Santa Elena, con una edad de más de diez mil años. Se trata de un tipo de calabaza (Cucurbita ecuadorensis).

Sólo en el tema del maíz, que posiblemente se ha cultivado en el país desde hace unos seis mil años, de acuerdo a hallazgos encontrados en los sitios Las Vegas y Real Alto - Provincia de Santa Elena, se han identificado 29 razas de maíz.

Se aborda el tema del maíz, porque a nivel mundial hay sólo cuatro cultivos transgénicos que se siembran y comercializan masivamente: maíz, soya, algodón y canola, y por la importancia de este cultivo en el país, el mismo que se siembra en prácticamente todas las provincias.

El maíz se cultiva para autoconsumo en las provincias de la Sierra Norte (Carchi, Imbabura y Pichincha), donde se consumen maíces de tipo amarillo harinoso. En las provincias de la Sierra Central (Chimborazo y especialmente Bolívar) se cultivan los maíces blancos harinosos. En el Austro (Cañar y Azuay), se siembra un maíz blanco amorochado, llamado Zhima.

También se produce maíz para la agroindustria, y se trata de un maíz amarillo duro. Los agricultores dedicados a esta actividad, generalmente usan semillas híbridas, variedades de alto rendimiento, vendidas por empresas transnacionales como Monsanto o DuPont) o desarrolladas por INIAP. Las provincias con mayor producción de este tipo de maíz son Manabí, Los Ríos, Guayas y Loja.

Un problema de los cultivos transgénicos, especialmente en el caso del maíz, es que puede haber contaminación genética, ya que esta es una especie de polinización abierta. Casos de este tipo de contaminación se han reportado en México, Perú, Chile, Brasil y Uruguay.

Con estos antecedentes es comprensible que desde que se inició la siembra comercial de semillas transgénicas en el mundo, en el país se haya generado un movimiento de oposición al ingreso de este tipo de semillas al Ecuador, proceso que culminó con la inserción en la Constitución Ecuatoriana de una prohibición explícita al ingreso de semillas y cultivos transgénicos (Art. 402), aunque el artículo posibilita excepcionalmente al presidente permitir los transgénicos por motivos de interés nacional, con la aprobación previa de la Asamblea Nacional.

Sin embargo, en otra sección de la Constitución relacionada con los derechos ambientales, se prohíbe el ingreso al país de transgénicos que atenten a la salud, la soberanía alimentaria y los ecosistemas (Art.15), y luego, al referirse a los derechos de la naturaleza, también se prohíbe “la introducción de organismos y material orgánico e inorgánico que puedan alterar de manera definitiva el patrimonio genético nacional” (Art. 73).

El Ecuador se convierte así, en el primer país declarado constitucionalmente LIBRE DE TRANSGÉNICOS.

Pero, ¿qué ha pasado en el país desde que se adoptó la nueva Constitución?

Estudios hechos por organizaciones académicas y de la sociedad civil muestran que no se ha podido detectar la presencia de maíz transgénico en el Ecuador. Un primer monitoreo (Bravo y León, 2013) se hizo en las 10 provincias más maiceras del país, usando una técnica de detección fácil, aplicando un kit utilizado por las empresas importadoras y exportadoras que no desean comercializar granos de origen transgénico dado el rechazo de los consumidores. Estos resultados se confirmaron en 2015, en un monitoreo hecho en las provincias donde se siembra maíz duro, para proveer de materia prima a la avicultura y porcicultura: Los Ríos y Loja. Es este tipo de maíz el que ha sido manipulado genéticamente.

Sin embargo, se han encontrado resultados positivos para soya, tanto en la que se expende en los almacenes agrícolas y supermercados, como grano; como en campo. Un monitoreo llevado a cabo en las zonas productoras de soya en las Provincias de Los Ríos y Guayas, mostraron que se está sembrando y comercializando en el país soya con resistencia a glifosato (Intriago y Bravo, 2017). A raíz de este descubrimiento, organizaciones sociales presentaron una demanda, la misma que fue desestimada.

Con las nuevas normas de etiquetado, se ha evidenciado además que los ecuatorianos nos estamos alimentando con transgénicos. Aunque la Constitución no prohíbe los alimentos transgénicos, si lo hace la Ley Orgánica de Soberanía Alimentaria, cuando prohíbe la importación de insumos transgénicos que sean perjudiciales a la salud, y cada vez hay más estudios que muestran los riesgos de ingerir este tipo de alimentos.

Finalmente, en el campo de la investigación, la Politécnica del Litoral se encuentra desde hace años, experimentando con banano transgénicos. Los investigadores trabajan en el desarrollo de un banano que sea tolerante al agente causal de la enfermedad de la siégatela negra, cuyo manejo demanda una gran cantidad de agrotóxicos. En Uganda se trabaja con un banano similar, sin resultados positivos.

Hay una tarea pendiente para los investigadores y las organizaciones no gubernamentales y la sociedad en general, asegurarnos que el Ecuador sea en verdad un país libre de transgénicos, y trabajar en alternativas sustentables como la agroecología. De esa manera precautelamos nuestra rica biodiversidad y la salud de los ecuatorianos.

 

Referencias Bibliográficas:

Bravo E. León X. 2013. Monitoreo participativo del maíz ecuatoriano para detectar la presencia de proteínas transgénicas. La Granja. Vol. 17(1): 16-24. Constitución del Ecuador. 2008.

Intriago R. Bravo E. 2017. Primera detección de Soya Transgénica (Glycinemax) Cultivada en la Costa Ecuatoriana usando Métodos de Monitoreo Participativo. Revista CienciAmérica Vol. 6.

Piperno, D. 2011. The Origins of Plant Cultivation and Domestication in the New World Tropics. Current Anthropology. Volume 52, Number S4.

 

DESCARGAR PDF

Etiquetas: Análisis

Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net